¿Merece la pena un coche eléctrico?

 

Conoce los pros y los contras de un automóvil eléctrico frente a uno de gasolina o diésel

Dos anuncios recientes indican que los automóviles eléctricos son realmente el futuro que está por venir, aunque sea a largo plazo. El primero es la declaración del Gobierno francés afirmando que dejará de vender vehículos de gasolina y diésel en 2040. El segundo lo hizo Volvo, uno de los fabricantes importantes del sector, al asegurar que abandonará nuevas motorizaciones basadas en combustibles fósiles. En su caso, el límite esta en el año 2019. A partir de entonces, todos sus modelos serán ya eléctricos.

Además, varias ciudades europeas han avisado de que prohibirán la entrada a los vehículos de gasolina o gasóleo en los próximos años, siendo diversas las fechas tope para comenzar a hacerlo.

El presente de los motores eléctricos

Aunque esas tres cuestiones deben servir de referencia para los que están pensando en comprarse un coche, el presente está aún dominado por el petróleo. Los vehículos eléctricos empezaron pisando fuerte, cierto, y desde su aparición han logrado hacerse con un pequeño hueco y presentan una línea ascendente, pero todavía les queda mucho por demostrar. Ello se debe a que los automóviles eléctricos tienen pros respecto a los de combustible derivado del petróleo, pero también inconvenientes.

Ventajas y desventajas de los coches eléctricos

En varios casos, dependiendo del punto de vista y del usuario, lo que para unos son ventajas de los productos eléctricos, para otros, son desventajas. En general, son dos caras de una misma moneda que cada uno tiene que ver cuál de las dos le compensa más. Veamos las principales cuestiones.

Combustible vs precio del automóvil

Como es obvio, los coches que usan la electricidad para desplazarse no necesitan repostar en las estaciones de servicio tradicionales. Sin embargo, a pesar de este ahorro en carburante, el precio que se paga por el vehículo eléctrico suele ser más elevado.

Ahorro vs tiempo de recarga y disponibilidad de enchufes

También es conocido que recargar un automóvil eléctrico es más barato que llenar el depósito de combustible en uno convencional. Sin embargo, no resulta tan sencillo dar con tomas de corriente para recargar en la calle o en la carretera. Además, el tiempo de recarga es también mayor que el que implica repostar en una gasolinera de toda la vida.

Mejores en mantenimiento, peores en batería

El paso por el taller de los autos eléctricos es menos recurrente, ya que, por ejemplo, no necesitan cambios de aceite. Ante la ausencia de este líquido como la ya citada del combustible, las reparaciones son más limpias que en un vehículo tradicional. En el otro lado de la balanza no hay que olvidar que la batería pierde capacidad en invierno o siempre que la temperatura sea baja.

Ahorro y respeto por el medio ambiente, claves

Los dos grandes puntos a favor de los coches eléctricos son el ahorro que se logra por las cuestiones mencionadas y que no generan emisiones contaminantes, que de forma indirecta también supone un ahorro en el impuesto municipal del circulación.

Autos silenciosos, ¿ventaja o desventaja?

Todos los usuarios de la vía pública agradecen, en principio, que los coches eléctricos sean silenciosos. Sin embargo, ya se han dado casos de atropello, con lo que también hay una carencia de seguridad en ese sentido. Por ello, la industria y los gobiernos también están en ello: en EEUU, por ejemplo, los coche eléctricos no podrán ser tan silenciosos a partir del 1 de enero de 2019.

¿Y el precio del seguro?

El precio del seguro de un coche eléctrico tiende a ser más caro que el de gasolina. En concreto, la media se cifra en un 28% más caro para un seguro a todo riego sin franquicia. Como siempre, el precio final dependerá de varios factores, no sólo del tipo de vehículo. Los años de carnet, la experiencia, seguros previos y localidad en la que vivas, también jugarán su papel.

Calcula el precio de tu seguro de coche y ahorra Calcular ahora

¿Te importa la velocidad de tu coche?

Por otra parte, también hay que considerar que la velocidad que desarrolla un automóvil eléctrico es menor como norma general que la que logran los coches de gasolina. Una vez más, dependerá de los gustos y prioridades de cada cual que esta aspecto sea importante o no. Eso sí, teniendo en cuenta que los límites de velocidad están en 120 km/h y que te multarán si los superas, quizás este dato no debería tener un gran peso en tu decisión.

Los vehículos híbridos

En último término, cabe recordar que existen coches en los que cohabitan ambos mundos, los llamados vehículos híbridos, que combinan un motor de combustión interna con otro o varios eléctricos. Tienen las mismas ventajas en ahorro de combustible y ausencia de contaminación que los puramente eléctricos, pero ganan respecto a éstos en potencia de motor y en tiempo de recarga.

Por el contrario, salen perdiendo en la comparación tanto con los coches eléctricos como con los convencionales en cuanto a precio. Asimismo, los arreglos suelen ser más complicados y costosos.

Si quieres saber cuánto pagarás por el seguro de un coche híbrido, esta tabla te ayudará a hacerte una idea.

El más barato Terceros Ampliado Todo Riesgo con franquicia
Toyota C-HR 175 € 292 € 350 €
Toyota Auris 167 € 303 € 340 €
Toyota Yaris hybrid 153 € 236 € 322 €
Kia Niro 208 € 292 € 352 €
Lexus NX 253 € 378 € 493 €
¿Quieres saber a cuánto saldría el tuyo? Calcula tu seguro

“Para gustos, los colores”, reza el dicho popular. Teniendo sobre la mesa todas las claves, ¿te compensa tener un coche eléctrico, uno convencional o uno híbrido? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *