Qué coberturas necesitas en tu seguro de coche

Qué cubre cada una y cómo elegir

Antes de contratar tu seguro de coche debes pensar en qué coberturas necesitas realmente. Las aseguradoras ofrecen hoy en día varias alternativas para configurar el seguro a tu gusto, pero hay algunas más importantes que otras.

Coberturas que necesitas para tu seguro de coche

Qué cubre el seguro obligatorio

Si tienes un coche debe estar asegurado. Desde la entrada en vigor de la Ley 122/1962, de 24 de diciembre, sobre Uso y Circulación de Vehículos a Motor, cualquier coche o moto tiene que contratar un seguro obligatorio aunque vaya a estar en el garaje salvó que cause baja temporal o definitiva.

El seguro obligatorio de coche cubre lo que se conoce como la Responsabilidad Civil Obligatoria o RSC hasta 70 millones de euros para los daños personales y 15 millones para los materiales.

Para que lo entiendas mejor, el seguro obligatorio cubrirá los daños que pueda causar tu coche a terceras personas, de ahí que se denomine seguro a terceros. Es decir, si tienes un accidente y rompes el parachoques del otro vehículo, el seguro obligatorio pagará los daños que hayas ocasionado.

Lo que la Responsabilidad Civil Obligatoria nunca cubrirá son los daños que sufráis tú o tu coche en un siniestro en el que tú eres culpable o en el que no hay otro vehículo implicado.

Todos los seguros de coche deben incluir la Responsabilidad Civil, pero a partir de ahí podrás sumar coberturas para cubrir otros supuestos como accidentes del conductor o la asistencia en viaje por poner dos ejemplos.

Las coberturas se sumarán al seguro obligatorio que pasará a ser un terceros ampliado y así hasta llegar al todo riesgo o seguro de daños propios, que incluiría también la reparación de los daños de tu coches aunque seas tú el culpable del siniestro o ni siquiera haya otro coche implicado.

Estas son las principales coberturas que puedes contratar para tu seguro de coche y lo que te ofrece cada una.

  • Cobertura por Incendio

    Si tu coche sale ardiendo, la cobertura por incendio, rayo o explosión cubrirá los gastos que debas afrontar.

    ver más

    El nombre de esta cobertura es muy claro. Sirve para cubrirte ante el incendio total o parcial del vehículo y no distinguirá si el coche estaba parado o en marcha. Lo que sí puede es cubrir sólo la pérdida total o, en su defecto, incluir también la parcial.

    Hay elementos como los neumáticos que pueden quedar fuera de la cobertura o estar limitada la indemnización.

    A la hora de valorar esta cobertura es importante que repases las cantidades máximas que indemnizará en cada caso, especialmente para la pérdida total. Todas las compañías pagarán el valor venal del vehículo, pero algunas mantendrán el valor a nuevo o el valor de mercado durante los primeros años tras la compra.

  • Todo Riesgo

    La cobertura por daños propios, más conocida como seguro a todo riesgo, cubre los daños que tú puedas ocasionar al vehículo.

    ver más

    Un seguro a todo riesgo te cubre tanto si tienes un accidente con otro coche siendo tú el culpable como si no hay contrario. Con esta cobertura la aseguradora también arreglará tu coche sea cual sea el tipo de accidente.

    Todo riesgo con franquicia

    En los seguros a todo riesgo existe la opción de establecer una franquicia. Se trata de una cantidad fija que tendrás que pagar en caso de siniestro.

    Si tu franquicia es de 100 euros y tienes un accidente cuya reparación asciende a 250 euros, tú pagarás los primeros 100 euros y la aseguradora los 150 euros restantes.


  • Coberturas por lunas

    Las lunas de tu coche merecen un trato especial en tu seguro y la mayoría lo incluyen como una cobertura aparte.

    ver más

    La cobertura por lunas se puede sumar a tu seguro a terceros o básico de forma que también estarás cubierto si se te rompen los cristales del vehículo.

    Amplía información sobre esta cobertura

  • Responsabilidad Civil Voluntaria

    Puedes extender la Responsabilidad Civil Obligatoria con la RC Voluntaria amplía las cantidades obligatorias con hasta 50 millones de euros por siniestro.

  • Asistencia en Carretera

    La asistencia en carretera es la que mandará una grúa a ayudarte si el coche te deja tirado para remolcarlo hasta el taller más cercano, entre otras cosas

    ver más

    Con la cobertura de asistencia en viaje o asistencia en carretera la aseguradora te ayudará a continuar el trayecto, recogerá tu coche para llevarlo al taller o te pagará un hotel si no puedes continuar tu viaje, entre muchas otras cosas. También será la que te ayude económicamente a volver si estás de viaje en el extranjero, con o sin tu coche.

    Cuando compares seguros de coche, busca siempre que la asistencia en carretera sea desde kilómetro cero, desde la puerta de tu casa, y el mayor radio de acción posible para elegir el taller al que deben llevarla.

  • Cobertura por Robo

    Cubre el robo de la moto y dependiendo de la modalidad abarcará sólo el robo total o también los daños causados en el intento de robo.

    ver más

    La cobertura por robo del vehículo se activa en caso de sustracción del vehículo. Puede estar limitada al robo total, en cuyo caso la aseguradora sólo te indemnizará si te roban el coche, no por la sustracción de algunos elementos como las ruedas e incluso tampoco por los daños que pueda sufrir el vehículo por un intento de robo.

    Al comparar las coberturas de robo de un seguro debes fijarte tanto en lo cubre como las cuantías. La mayoría de seguros te indemnizará con el valor venal del coche a partir del segundo o tercer año de compra.

  • Daños del conductor

    La cobertura de daños del conductor cubre las lesiones que puedas sufrir en un siniestro en el que eres culpable o sin contrario.

    ver más

    En caso de siniestro siendo tú el culpable, la Responsabilidad Civil Obligatoria cubrirá al resto de implicados, incluidos los pasajeros que viajen contigo. Sin embargo, tú no estarás incluido, de ahí que exista la cobertura de daños del conductor.

    Dentro de la cobertura de daños del conductor se incluyen la indemnización en caso de invalidez o fallecimiento, por ejemplo.

    Muchas compañías han optado porque esta cobertura forme parte de sus seguros básicos.

  • Defensa Jurídica

    La cobertura de defensa jurídica sirve para hacer frente a las costas judiciales y reclamaciones en caso de siniestro.

    ver más

    La mayoría de seguros incluyen unos servicios básicos de reclamación de daños a la otra parte que se pueden ampliar con la cobertura de defensa jurídica más completa. En este punto es cuando surge la libertad de elegir abogados con unos límites económicos o el adelanto de fianzas.

    Lo que prácticamente ninguna compañía incluirá es el pago de las indemnizaciones.

  • Retirada del carnet

    Esta cobertura te indemnizará en caso de que retiren el carnet o pierdas puntos del mismo. Suele incluir el pago de cursos para recuperar los puntos.

  • Coche de sustitución

    No se trata de una cobertura por sí misma, pero sí de un servicio de valor añadido que muchas compañías ofrecen.

    ver más

    En ocasiones el coche de sustitución puede estar supeditado a llevar tu vehículo a uno de los talleres concertados por la aseguradora.

Claves para dar con el seguro que necesitas

Una cosa es conocer las coberturas que puedes incluir en tu seguro de coche y otra bien diferente elegir las que realmente necesitas. Es difícil generalizar,pero sí que hay una serie de elementos que deberían aparecer en la medida de lo posible.

Además de la RC Obligatoria sería interesante contratar una póliza que incluya como poco la cobertura de accidentes al conductor (la mayoría de los seguros básicos cuentan ya con él) y defensa jurídica en algún grado.

A partir de ahí piensa en el uso que haces del coche, las veces que has visitado el taller en los últimos año, pequeños golpes que hayas tenido y cuestiones similares. Del mismo modo, si tu coche tiene más de tres años valora qué tipo de seguro contratar ya que un todo riesgo puede empezar a dejar de ser interesante. Para saber lo que te conviene nada como acudir al valor venal de tu coche, que es el dinero que te pagará el seguro en caso de siniestro total. En términos generales si la reparación supera el valor venal, la compañía te dará ese importe y no reparará el coche, algo a tener en cuenta para vehículos muy antiguos.

Cómo aparecen las coberturas en la póliza

La póliza de tu seguro de coche incluirá siempre las coberturas que hayas contrato, aunque lo hará diferenciando entre las condiciones generales, particulares y especiales de tu seguro.

  • Condiciones Generales. Las condiciones generales son las más básicas, las que incluyen todas las pólizas de coche que comercializa la compañía aseguradora.
  • Condiciones Particulares. Estas resumen tu caso particular, con las coberturas y garantías que hayas seleccionado. Es lo que diferencia tu póliza de un terceros básico y la convierte en un terceros ampliado.
  • Condiciones Especiales. En este punto es donde se detallarán casos concretos de algunas coberturas en caso de que sea necesario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.