Seguro de daños del conductor

Una cobertura indispensable

 

Hay coberturas que no siendo obligatorias en el seguro de coche sí son básicas, la del seguro de conductor es una de ellas. Su objetivo es cubrir a quien conduce y prácticamente todas las pólizas de auto la incluyen o hoy en día.

Todos los vehículos están obligados por ley a tener un seguro de Responsabilidad Civil. Esta cubre los daños que puedan ocasionar a terceras personas, de ahí que se llamen seguros a terceros. Estas pólizas no incluyen los daños que pueda sufrir tu auto ni tampoco los tuyos como conductor. Para esto último existe la cobertura de seguro del conductor que casi todas las aseguradoras incluyen por defecto en sus pólizas básicas o, por lo menos, ofrecen la posibilidad de añadir.

En caso de siniestro en el que tú seas culpable, tu seguro indemnizará a la otra parte, pero no a ti si tienes contratado el seguro obligatorio. Sólo cuando el otro coche ocasione el accidente recibirás indemnización por los daños y no los pagará tu aseguradora, sino la de la parte contraria.

Qué cubre el Seguro de Conductor en el coche

El seguro de conductor cubre lo que pueda pasarte en caso de siniestro. La cobertura está pensada para proteger al conductor culpable en un accidente, ya que con el seguro obligatorio quedaría desamparado.

Cobertura de Daños del Conductor

Imagina que causas un accidente y que te lesionas en el mismo y necesitas tratamiento médico. Si tu seguro es sólo el obligatorio tendrás que costear tú mismo el tratamiento, ya que la Seguridad Social no cubre los accidentes de tráfico –aquí puedes ampliar información al respecto-. Con el seguro de conductor, tu compañía se habrá cargo de estos gastos.

Pero más allá de casos generales, el seguro de conductor se refiere a tres cuestiones concretas. Se trata de los supuestos de muerte, invalidez o daños físicos permanentes y asistencia médica.

Cobertura por fallecimiento en el Seguro de Conductor

Actúa como un seguro de vida. En caso de fallecimiento a causa del accidente de tráfico, el seguro pagará a los beneficiarios el capital asegurado. Para determinar si la muerte es derivada del siniestro, suele fijarse un periodo de tiempo a contar desde el mismo, como por ejemplo dos años.

La mayoría de aseguradoras incluyen el adelanto de cantidades que van desde los 3.000 hasta los 5.000 euros para hacer frente a los gastos de sepelio.

Algunas compañías permiten ampliar y personalizar los capitales por muerte e invalidez. En Autopoliza.com contamos con un seguro de vida especial para conductores.

Busca tu seguro con daños del conductor al mejor precio. Calcular ahora

Cobertura por invalidez o daños físicos

El nombre concreto puede variar, pero se refiere tanto a invalidez total como parcial y a daños físicos permanentes en el conductor. Para estos casos el seguro indemnizará con un porcentaje que variará en función de la gravedad de las lesiones. Para ello se guiará por el Baremo de Indemnizaciones de la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación.

Dependiendo del seguro también pueden incluso incluir indemnizaciones adicionales para adaptar el coche o la vivienda para en caso de gran invalidez o para contratar a una persona para labores de asistencia.

El Baremo de las Indemnizaciones

No hay demasiadas cosas que el mundo del seguro deje al azar y las indemnizaciones no son, desde luego, una de ellas. En caso de daños físicos, las aseguradoras se dirigirán al Baremo de Indemnizaciones marcado por la Ley 35/2015 para los siniestros a partir de 2016 y las diferentes resoluciones de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones para años anteriores.

Estos baremos incluyen la cuantía que debe pagar en cada caso y para el que se aplicará un porcentaje en función del tipo de lesión.

Desde Unespa, la patronal del seguro, han creado una app que te ayuda a calcular tu indemnización y que puedes descargar aquí para los siniestros en 2016 y aquí para los anteriores.

Cobertura por asistencia médica

La Seguridad Social no cubre los accidentes de circulación. Esto no quiere decir que si vas al hospital público no vayan a atenderte, sólo que después te pasarán la factura de la intervención o el tratamiento para que lo pagues. Si estás asegurado, el seguro se encargará de estos gastos.
La asistencia sanitaria incluye los traslados, hospitalizaciones, operaciones y rehabilitaciones, fármacos incluidos, aunque hay determinadas pólizas que excluirán ciertas prótesis, aparatos ortopédicos o cirugía estética, por ejemplo.

Además, casi siempre existen unas cantidades máximas cubiertas que deben figurar de forma explícita en la póliza. Por ejemplo, si el límite es de 10.000 euros, esto quiere decir que el seguro se hará cargo hasta esa cantidad y todo lo que exceda correrá a cuenta del conductor.

Algunas pólizas pueden limitar la asistencia a Centros de Salud Concertados o primar su uso ofreciendo asistencia ilimitada en ellos, pero una cuantía máxima para el resto.

Por qué contratar la cobertura de daños del conductor

Cuando prácticamente el 100% de seguros de coche básicos incluyen la cobertura de daños del conductor será por algo. Si piensas que es un gasto prescindible y que las aseguradoras lo hacen para encarecer el precio de la póliza, simplemente piensa que el objetivo es protegerte tanto económica como físicamente.

Sin el seguro del conductor estarás literalmente indefenso ante cualquier percance de circulación en que seas tú el culpable, con el consiguiente riesgo físico y económico. Simplemente piensa en las consecuencias financieras de un accidente que requiera el traslado a un hospital y asistencia primaria o, todavía peor, una intervención quirúrgica. La factura puede dispararse fácilmente a más de 2.000 euros que tendrás que pagar de tu bolsillo, así como la posterior rehabilitación. Recuerda que la Seguridad Social no se hace cargo de los accidentes de tráfico.

Sólo por eso ya deberías valorar ir un poco más allá del seguro obligatorio al contratar tu póliza. La diferencia económica es, además, mínima y aquí puedes comprobarlo.

Consulta aquí otras coberturas y garantías que necesitas en tu seguro de coche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *