Sistemas de retención infantil: cuál elegir y cómo colocarlo

Los tiempos en los que los niños viajaban libres por el coche o en los que hasta seis pequeños se encajaban en la parte de atrás son cosa del pasado. Las mejoras en la seguridad vial han llevado a implantar de forma obligatoria el uso de sistemas de retención infantil o sillas de bebé y niño especiales para los menores de edad que no superen los 1,35 centímetros de altura.

Según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) el uso de sillas de bebe y niños en el coche reduce en un 75% las muertes y en un 90% las lesiones de los menores en carretera en caso de accidente. Además, su uso es obligatorio desde 2003 y no llevarlos incorporados puede acarretar una importante multa, como te explicamos más adelante.

seguridad de los bebes en el coche

Lo que dice la Ley

La Ley sobre tráfico, Circulación de vehículos a Motor y Seguridad Vial y el Reglamento General de Circulación son las encargadas de regular cómo y dónde deben ir sentados los niños en el coche. En este sentido, los documentos indican que deberán utilizarse los sistemas de retención infantil para menores de 12 años que no superen los 1,35 metros de altura.

Menores de 12 años que no alcancen los 1,35 metros

  • Deberán viajar siempre en los asientos traseros.
  • Deberán viajar siempre en el sistema de retención infantil o sillita que le corresponda.

La última modificación de la norma establece tres excepciones a la regla general para vehículos de menos de nueve plazas cuando todas las plazas del coche estén ya ocupadas por menores de esa edad y altura o cuando no sea posible instalar todas las sillitas de coche necesarias.

Además, en los coches de dos plazas los menores también podrán viajar en la parte delantera, lógicamente, aunque también con su correspondiente sistema de retención infantil.

Menores de 12 años que superen los 1,35 metros

  • Podrán viajar en la parte delantera del vehículo, aunque se recomienda que lo hagan en la trasaera.
  • Podrán viajar con el cinturón de seguridad para adultos, aunque se recomienda que lo hagan con un sistema adaptado.

Como es lógico, todas las sillas para niños y demás sistemas de retención infantil deben estar debidamente homologadas. Esto se traduce en que cumplan la normativa europea vigente ECE-R44/03 y también la norma «i-Size» que entró en vigor en 2013.

Clasificación de las sillas

Existen diferentes tipos de sistemas de retención infantil en función del peso y edad del niño. La legislación lo divide en grupos que van desde el Grupo 0 hasta el Grupo III. Estas son las características de cada uno.

Grupo 0

sillita de bebe sistemas de anclajes cocheEs la primera sillita que va desde el nacimiento hasta aproximadamente el año de vida del pequeño, aunque todo depende de cada niño. Este es el sistema de retención infantil que deberá usarse hasta los 10 kg de peso y para lo que puede utilizarse el capazo del cochecito o una silla adaptada.

En el caso del capazo deberá amarrarse en la parte trasera con ambos cinturones, mientras que la silla adaptada estará ligeramente inclinada para mejorar la seguridad del bebé.

Sentido de la marcha: deben ir siempre en contra de la marcha.

Grupo 0+

Son similares a las sillas del Grupo 0 sólo que algo más grandes y pueden llevar a bebés de hasta 13 kg o 18 meses. Seguirá estando ligeramente inclinada.

Sentido de la marcha: se colocará en los asientos traseros y se puede ubicar en el sentido de la marcha o en el sentido contrario.

Grupo I

El Grupo I es el siguiente paso para quienes no quieran comprar una silla del Grupo 0. Esta silla está disponible para niños pequeños entre 9 y 18 kg, lo que se corresponde con entre uno y cuatro años dependiendo del tamaño del crío.

Las sillas del Grupo I pueden contar ya con arneses y varios puntos de anclaje adicionales y siguen siendo sillas relativamente recogidas.

Sentido de la marcha: la silla debe situarse en el sentido de la marcha.

Grupo II

Las sillas del Grupo II son para niños de entre 15 y 25 kg, lo que se corresponde a pequeños de entre tres y seis años. Estos sistemas de retención incluyen un cojín elevador con protección lateral para la cabeza y debe incluir unas guías laterales para colorar el cinturón ajustado a las caderas.

Sentido de la marcha: la silla debe situarse en el sentido de la marcha y preferentemente en el centro.

Grupo III

La última silla que llevarán los niños y que en realidad es un cojín elevador para pesos entre 22 y 36 kilos, que suele coincidir con edades de entre 5 y 12 años. Muchos de estos sistemas de retención se caracterizan por ser desmontables con una parte para el cojín y otra para la protección lateral de la cabeza que se puede quitar si el niño crece y ya no la necesita.

Sentido de la marcha: la silla debe situarse en el sentido de la marcha

Los sistemas de anclaje

A la hora de elegir la sillita del bebé para el coche hay que fijarse en varios elementos como si es o no reclinable, pero si hay un elemento importante para la seguridad del pequeño es el sistema de anclaje que utilice. Por sistema de anclaje se entiende la forma en la que la silla está sujeta al coche, que puede ser desde sistemas ‘ad hoc’ como el Isofix, que todos los coches fabricados desde 2014 deben incluir, o el propio cinturón de seguridad del coche.

Estas son las alternativas:

Cinturón de seguridad

Es la opción que suelen incluir la mayoría de capazos y muchas sillas del grupo cero que después pueden usarse en la silla de paseo. En las sillas del Grupo 0+ y Grupo 1 se puede ya mejorar este tipo anclaje.

En las sillas del Grupo II y Grupo III el cinturón deja de ser un sistema de anclaje para proteger directamente al niño.

Sistema Isofix

El sistema Isofix es un sistema de anclaje de la silla directamente al vehículo. Cuenta con tres puntos de sujeción, dos situados en el respaldo del asiento trasero y otro más en la parte trasera del mismo. Es por ahora el sistema de anclaje y sujeción más seguro.

Para los coches que no cuenten con el tercer punto de anclaje, también denominado Top Tether, algunos modelos incluyen una pata de apoyo que va de la silla al suelo del vehículo.

Sistema Latch

La mayoría de sillas con Isofix cuentan con un tipo de agarre rígido, es decir, una barra que engancha la silla a los anclajes del coche. Sin embargo también existen anclajes no rígidos como el conector flexible Latch, acrónimo de Lower Anchors and Tethers for Children y que está muy extendido en Estados Unidos. También se ata a los anclajes del respaldo, sólo que lo hace a través de una suerte de cinta de seguridad y no de una barra metálica fija.

La Chicco Key Ultrafix es un ejemplo de este sistema.

Cómo colocar la silla del niño

sitema-de-sujecion-menores

Una vez tienes la silla sólo resta colocarla de forma correcta, algo que un 96% acierta a hacer, aunque después un 43% la usa de forma incorrecta e incluso un 37% directamente no los utiliza después.

La sillita de coche del niño debe estar bien anclara y no moverse. En otras palabras, tiene que estar bien sujeta a la silla del coche porque de lo contrario el niño podría salir despedido.

Del mismo modo, las correas deben ajustarse al cuerpo del niño. Un error muy habitual es aflojarlas para que el niño vaya más cómodo y no se esté quejando. Si lo haces viajará menos seguro, igual que si ajustas el cinturón por debajo de la clavícula. Además, hay que asegurarse de que el cinturón pasa por encima de la cadera y no por el estómago.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *