¿Están cubiertos los neumáticos por el seguro de coche?

 

Los neumáticos y el seguro de coche no siempre van tan de la mano como cabría suponer. Conocer bien los entresijos de tu seguro te ayudará a evitar sorpresas sobre lo que cubre y deja de cubrir tu póliza.

¿Me cubre el seguro los neumáticos?
Limitaciones de la cobertura de neumáticos en el seguro de auto
¿Merece la pena una cobertura para neumáticos en el seguro de coche?
Los 5 problemas más repetidos en los neumáticos

¿Me cubre el seguro los neumáticos?

Los seguros de coche están formados por un compendio de coberturas que indican de forma más o menos específica los riesgos que cubren. En otras palabras, cuando te va a indemnizar el seguro y cuando no dependiendo de lo que haya pasado. Un seguro de neumáticos dentro de la póliza de coche no opera de forma diferente.

¿Están cubiertas las ruedas en el seguro de coche? Dependerá de tu póliza y de las coberturas que hayas contratado. Las cuatro en las que suelen aparecer específicamente los neumáticos son las siguientes:

  • Robo
  • Incendio
  • Daños propios o todo riesgo
  • Asistencia en viaje

En todos los casos el grado de cobertura dependerá de las condiciones del seguro. Sin embargo, hay una cosa que debes tener clara: es muy fácil que existan límites y exclusiones dentro de cada una de estas coberturas.

¿Estarán cubiertos los neumáticos en caso de robo si tienes esa cobertura? Sí, pero sólo cuando se cumplan determinadas condiciones. ¿Te indemnizará la cobertura contra incendio si se queman las ruedas? Dependerá también de si se ha quemado otra parte del coche.

Lo mismo suele ocurrir con la cuantía de la indemnización, que no tiene porqué dar para comprar unos neumáticos nuevos. Y es que el seguro puede tener en cuenta o no el desgaste y uso de las ruedas a la hora de calcular la indemnización.

Por eso mismo es importante conocer los límites del seguro de coche en lo referente a tus ruedas.

Limitaciones de la cobertura de neumáticos en el seguro de auto

La mayoría de exenciones del seguro de coche respecto a las ruedas están relacionadas con los momentos en los que te cubre y la cuantía. Esto es lo que debes revisar en la póliza para saber si tu seguro de neumáticos llega donde tú quieres o pensabas.

  • Si los neumáticos están cubiertos sólo en caso de siniestro total. Es habitual que la aseguradora sólo asuma el coste de reparar los neumáticos o reponerlos en caso de siniestro o pérdida total de vehículo.
  • Si es necesario que haya algún otro elemento afectado para que te indemnicen por los neumáticos. Como fórmula para combatir el fraude en seguro es habitual que el seguro sólo se haga cargo de las ruedas si además hay algún otro elemento afectado tras el siniestro. A modo de ejemplo, si sólo se han incendiado las ruedas es posible que no te indemnicen y lo mismo por un accidente donde sólo se ha rajado la rueda.
  • Si cubre la reparación del neumático. Esta opción suele incluirse dentro de la asistencia en viaje cuando hay un pinchazo y la reparación puede ayudar a continuar la marcha.
  • Cómo valoran los neumáticos. Es fácil que pienses que si hay que cambiar la rueda, el seguro te pondrá otra igual nueva. Nada más lejos de la realidad. Los seguros funcionan de forma diferente y es habitual que sólo abonen un porcentaje del valor de la rueda o su valor venal, dependiendo del tipo de siniestro. Este valor se suele calcular en función de la antigüedad del coche o de la rueda. Al final, el funcionamiento es similar a cómo se calcula el valor venal del coche.

La siguiente tabla puede servir de ejemplo, aunque lo más normal es que cada aseguradora cuente con su propia medida:

Meses de vida del neumático Hasta 3 meses 4-6 meses 7-9 meses 11-12 meses 13-18 meses 19-24 meses 25-36 meses
Compensación del seguro 100% 80% 70% 60% 45% 30% 15%

Por último, si el seguro cuenta con una cobertura específica para neumáticos, la aseguradora puede incluir exclusiones como no tener que indemnizarte si la presión de las ruedas no era la adecuada.

¿Merece la pena una cobertura para neumáticos en el seguro de coche?

Esta es la pregunta del millón. La respuesta depende del uso que hagas del coche y de tus preferencias a la hora de tener o no que visitar el taller. Las coberturas específicas de neumáticos están en desuso y ahora la mayoría de pólizas las cubre como complemento de otras más completas, como acabamos de ver.

En este sentido, la pregunta no será tanto si merece la pena incluir los neumáticos en el seguro como si hay que contratar la asistencia en viaje (la respuesta casi siempre será sí) o si quieres incluir el robo e incendio en tu seguro de coche.

Los 5 problemas más repetidos en los neumáticos

Los neumáticos se gastan con el tiempo. Mantenerlos en buen estado es imprescindible para circular seguro. Más allá del propio desgaste por el uso, estos son los 5 daños más habituales en las ruedas.

  • Golpes con la acera o con bordillos. Suelen producirse al aparcar y pueden causar una fisura si el neumático tiene demasiada presión.
  • Cortes en la banda de rodamiento. Son fruto de pasar por objetos punzantes y pueden rajar la superficie del neumático. Es lo que pasa cuando circulas por un camino con piedras o cuando hay cristales en la carretera, por ejemplo.
  • Rotura de la banda de rodamiento. Cuando esto ocurre la rueda puede reventar. La principal causa es una presión inadecuada de la rueda o que el neumático esté demasiado gastado.
  • Daños por impacto en el neumático. Se producen tras un golpe.
  • Deterioro por un mal alineamiento del coche. Si te has dado un golpe aparando es posible que las ruedas no estén bien alineadas o balanceadas, lo que provocará un desgaste excesivo de la rueda en determinadas zonas.

Es importante estar atento a los neumáticos y su estado. En caso de un desgaste excesivo no deberías tardar más de la cuenta en cambiarlos, ya que son uno de los elementos clave en la seguridad en carretera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *