El perito en el seguro de coche

 

La figura del perito es clave en caso de un siniestro. Quien más y quien menos sabe cuál es su papel como persona encargada de valorar los daños del vehículo por parte del seguro de coche, pero hay muchas más cosas que deberías saber, incluyendo qué hacer si no estás de acuerdo con él o si tienes derecho a elegir quien perita tu coche.

Qué es un perito de seguros

En el mundo del seguro hay diferentes perfiles de profesionales que consiguen que todo funcione y que puedas cobrar cuanto antes en caso de accidente. El perito es una de las figuras más importantes. Se trata de un técnico que dictamina las causas del siniestro y valora los daños que ha sufrido el coche.

De su análisis se desprenderá si las coberturas del seguro se hacen cargo de los daños y en qué porcentaje. La consecuencia directa es que tu indemnización depende de lo que diga el perito.

Además, el perito también es el encargado de asegurarse de que la reparación se hace de forma adecuada. Es decir, hace las veces de control de calidad de la labor del taller. Por eso mismo suele recomendarse elegir los talleres concertados por la compañía. Y es que una de las ventajas es que el perito está acostumbrado a trabajar con ellos y eso agilizará mucho los trámites.

El perito toma nota de todos los daños.

El perito toma nota de todos los daños.

Cómo es la labor del perito

La labor del perito se resume en las siguientes actuaciones:

  1. Investigar y determinar las causas del siniestro, para lo que se apoyará en lo que indique el parte amistoso de accidentes, en caso de estar relleno. El perito debe certificar que los daños del coche se corresponden con lo que indica el parte.
  2. Valorar económicamente los daños del coche y proponer una indemnización acorde a esos daños y a lo que marque el seguro.
  3. Controlar la calidad de la reparación por parte del taller.

Las funciones del perito se plasman en el informe pericial, que como documento oficial sigue una estructura y debe incluir ciertos elementos clave. Entre ellos figuran los hechos, es decir, la causa del accidente, así como la documentación e inspecciones realizadas en el vehículo.
El informe pericial también incluirá los criterios utilizados para realizar el informe y valorar los daños, así como la indemnización propuesta. Dentro de los criterios que tendrá en cuenta el perito del seguro figuran:

  • Los daños propios, que se refieren al valor económico del coche y el resto de bienes afectados en el siniestro.
  • La responsabilidad civil, que se refiere al coste de los daños causados a terceras personas o sus bienes durante el siniestro.
  • El capital asegurado en la póliza, que habrá que verificar que sea correcto.
  • La franquicia en el seguro, en caso de existir. Aquí puedes ver cómo funciona una franquicia en el seguro de coche.

Con estos datos el perito tomará una resolución sobre el importe de la indemnización del seguro que después remitirá a la aseguradora. Si tanto tú como el seguro estáis conformes, se pasará a tramitar la indemnización.

Los honorarios del perito y los gastos periciales se incluyen dentro del coste del seguro.

¿Qué pasa si no estás de acuerdo con el perito?

No suele ser lo habitual, pero puede pasar que no estés de acuerdo con la valoración del perito. ¿Cómo puedes actuar en este caso? Básicamente haciendo valer tus derechos como asegurado. Un buen corredor de seguros puede ser de gran ayuda en ese punto.

Como asegurado el artículo 30 de la Ley del Contrato del Seguro prevé la posibilidad de recurrir la valoración del perito designado por la aseguradora y establece el proceso a seguir, que empieza por no aceptar la indemnización propuesta. A partir de ahí, eso es lo que debes hacer.

  • Designar tu propio perito ajeno al seguro. Cuando no estás de acuerdo con el perito del seguro puedes escoger un profesional ajeno y la compañía de seguros hará lo propio. Los gastos periciales del perito en este caso correrán a cargo del asegurado.
  • Acuerdo o desacuerdo entre los peritos. Ambos peritos evaluarán el siniestro y si llegan a un punto común, lo reflejarán en un acta, para lo que disponen de un plazo de ocho días. Si no hay acuerdo, se elegirá un tercer perito de conformidad por ambas partes. Los gastos de este tercer perito se repartirán entre la aseguradora y el asegurado.
  • Designación de un perito por parte del juez. En caso de no haya acuerdo en la elección del tercer perito, un juez de primera instancia se encargará de elegir un perito cuyo informe será ya vinculante a no ser que se impugne judicialmente en un plazo de 180 días por parte del asegurado y de 30 para la aseguradora.
  • Impugnación judicial. Si hay impugnación judicial, la aseguradora tendrá, de todas formas, que abonar la indemnización mínima pactada.

Antes de entrar en esta batalla es recomendable buscar soluciones intermedias. La primera sería pedir explicaciones a la compañía, que puede ponerte en contacto con el perito. Y es que muchas veces como usuarios no terminamos de entender las decisiones de los expertos hasta que nos dan sus motivos. Después puedes o no estar de acuerdo, pero por lo menos sabrás exactamente por qué han realizado esa valoración del siniestro.

Si eres cliente de Okpoliza.com estarás acompañado durante todo este proceso y te ayudaremos incluso a decidir si te compensa o no seguir adelante con el mismo. Dependiendo del coste de la reparación y de la diferencia entre la indemnización propuesta por la aseguradora y la que tú puedes, puede no salirte a cuenta correr con los gastos periciales. Al final, el coste de un informe pericial ronda los 400 euros, a lo que debes sumar el coste de declarar en el juicio si fuese necesario.

Contar con un buen seguro de coche puede ahorrarte muchos de estos problemas. Aquí puedes calcular el tuyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *