Cuál es el mejor seguro para cada tipo de coche

 

Cada tipo de coche es diferente y todos necesitan un tipo de seguro diferente. Descubre las pólizas más apropiadas para cada automóvil: nuevos (kilómetro cero, bajo demanda o en stock) o usados (seminuevos, de gerencia o de segunda mano).

El mercado de coches tiene para casi todos los gustos y bolsillos. Los vehículos pueden agruparse de muchas maneras: potencia, tamaño, precio, etc. Sin embargo, una de las formas más prácticas de subdividirlos, sobre todo si te estás planteando comprarte un automóvil, es en función de su antigüedad, de su anterior usuario y del uso previo que éste le haya dado. Dependiendo cuál elijas necesitarás un tipo de seguro de coche u otro. Empieza por hacer un cálculo del precio del seguro inicial para tener un marco de referencia.

seguro para cada tipo de coche

Tipos de coches

El mercado de automóviles se puede partir en dos grandes ‘bloques’ -de primera o de segunda mano (que tienen sus ventajas y desventajas)- estructurándose de la siguiente manera.

  • Los vehículos nuevos, que, como su propio nombre indica, no han tenido otro dueño ni usuario. Puedes comprarlos en concesionarios, están por debajo de los 100 kilómetros rodados (lo estrictamente necesario para el transporte) y no están matriculados. Los coches nuevos incluyen tres categorías de vehículos:
    • En Es el que te encuentras en el concesionario, ya fabricado. Si lo quieres comprar, quizá puedas incluir alguna modificación, pero, en esencia, tendrás que aceptarlo como está. Por ello suelen llevar aparejados descuentos.
    • Bajo demanda. En este caso, podrás personalizarlo al máximo, aunque siempre partiendo de un equipamiento de base. Dentro de unos parámetros, lo fabricarán a tu gusto.
    • Kilómetro cero. Siguen siendo coches nuevos y con las mismas garantías, pero ya están matriculados por motivos diversos. Son vehículos de ocasión, a precios más baratos y suelen ser muy aconsejables.
  • Por otra parte, están los automóviles usados, que, a su vez, pueden ser:
    • Seminuevos, que son aquellos que no rebasan los 25.000 kilómetros o los dos años de antigüedad. También suelen ser recomendables por el precio -aunque dependerá del dueño o los dueños que hayan tenido- y provienen generalmente de empresas de alquiler o de flotas de negocios.
    • De gerencia. Estos coches son propiedad de la marca o del concesionario, que los usan para promocionar un determinado modelo. Bien equipados y a mejores precios de los habituales.
    • De segunda mano en sentido estricto. El que ha sido usado por otra persona sin ninguna limitación de kilometraje o antigüedad.

Calcula el precio de tu seguro de coche y ahorra Calcular ahora

Los coche pierden valor muy rápido

Los automóviles se deprecian con celeridad. Sólo el día en que salen del concesionario, la pérdida alcanza un 18% de media y un 10% anual durante los primeros seis años de vida del vehículo. Por ese motivo hay que elegir bien el seguro más apropiado.

Además, no todos los coches perderán valor al mismo ritmo. Los hay que son capaces de conservar más tiempo su precio y los que menos. Aquí puedes ver los coches que más valor pierden.

Que seguro necesita cada tipo de coche

Teniendo muy en cuenta esa estadística, y aunque cada vehículo es un mundo (marca, modelo, kilómetros recorridos o si duerme en garaje o no, entre otros factores), en general, las pólizas a todo riesgo suelen merecer la pena durante los tres primeros años de vida del vehículo. No obstante, en determinados supuestos, ese límite puede descender hasta los dos años o elevarse hasta los cinco ejercicios, en función del valor y estado del coche.

Así que, de nuevo hablando en términos generales, el seguro a todo riesgo te resultará rentable para los automóviles nuevos (kilómetro cero, bajo demanda o en stock). Mientras que, en lo que se refiere a los coches usados, el asunto no está tan claro. Para los vehículos de segunda mano, lo habitual es que el seguro a terceros sea la mejor opción y, si se trata de coches de gerencia o seminuevos, la póliza a todo riesgo será seguramente lo más recomendable, pero deberás analizar el caso en función de cómo esté el vehículo.

A partir de ahí también hay que valorar otras cuestiones como la edad del conductor o el uso que vayas a hacer del vehículo. En este enlaces puedes consultar cómo debe ser un seguro para jóvenes.

En cualquier caso hay una serie de coberturas mínimas que debes exigir al seguro del vehículo independientemente del tipo de coche.

[sc name=”ctacoches” ]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *